sábado, 30 de junio de 2007

Una carta que nunca te entregaré

Guadalajara Jal. a 30 de junio de 2007
Juan:
Me duele hasta la madre la situación por la que venimos pasando... desde hace tres años. Veo las mismas discusiones, las mismas diferencias que no has superado. ¿Dime porqué tuviste que entregar tu corazón a alguien como yo? Creo que ni te hubieras imaginado lo importante que era sopesar entre los beneficios y los problemas que te enfrentarías al tener tú, ahora, 44 y yo.. si apenas 30. Hasta sarcástico se escucha... "apenas 30". Pero se hace un abismo enorme entre la diferencia de 14 años, cuando ya cruzaste la etapa en que ya ni te interesa salir, marchar por un desfile gay, cuando imaginas que con un puto grito has de imponer tu pinche voluntad.
Ni tu y ni mis padres pudieron condicionarme las amistades, porque mis padres no pudieron hacerlo, es ése el "porque" puedo vivir a lado de un hombre luchando a contra corriente de las malditas apariencias que tanto gusta mi mamá, pero con estas broncas, el hecho de vivir juntos, no se si ahora para ti eso sea un beneficio o el tangible infierno tuyo. ¿Como imaginas tú que me vas a condicionar?
Insisto que ahora de mi parte no pondré un gramo más de voluntad, así me arrepienta después, pero estoy hasta la chingada de tus realmente inocentes mentiras.
Y es que si son inocentes, porque tu mismo crees que podrás cumplir proezas como las que me juras una vez que estoy envuelto en lágrimas y con la decepción en mis ojos apagados.
No me vuelvas a mentir con la pendejada de "pondré todo de mi parte para no volver a pelear y podrás tener los amigos que quieras, y lo haré porque te amo".

No cabrón, estas mal, ni quiero que conozcas un amigo más mio, si no le dedicas tiempo a tus amigos, menos quiero que a los mios.
No te excuses con que "no tienes amigos", tienen o no tienes depende de la discusión, por ejemplo ahora dices que no tiene ni uno, en otros casos me dirías tu compadre, tu esposa, su hermana, la chaparrita cabrona, el ingeniero y todo el desfile de gente que asistió al funeral de tu mamá o el cuádruple que asistió cuando falleció tu papá y me dijiste que nunca supiste quien atendió "esa empresa" esa mañana
Convencete que el cambio que me juras no es porque me ames, es porque siendo machista, homofóbico y celoso incoherente... no vas a hacer mucho en esta relación que esta al borde del precipicio.
Debes de saber, que yo estoy muy cansado, que de toda la lista de cosas que no quieres que te platique, has hecho un torrente de vida oculta que me asfixia, pero luego no te sorprendas de tu misma telaraña, nada menos que como hoy.
Van cuatro veces que me amenazas con que te vas de la casa, si realmente lo quisieras hacer, ni lo cuentas y nomas te vas. Pero ten en claro también que no me va a agarrar por novedad.
Ahora entiendo tu emputamiento con Blum, es claro que esa amistad es peligrosa para nosotros, nada menos ya me advirtió de lo cansado que estas de mí, que si la situación no mejora terminaras la relación, que soy un pendejito que no se ni lo que quiero, que ahora nada te ata, luego de la muerte de tu madre, a estar en Guadalajara, pero nada de eso es novedad para mí, lo que sí se me hace muy raro es que ya tengas una habitación disponible para irte en una casa de huéspedes en el centro de la ciudad, no se porque me ha de sorprender esto si no es lo primero que descubro que ocultas.
Además de aquél mensaje que te llego de un wey que quería coger y que me enteré más de a guevo que de a ganas, recuerda también que me ocultaste las cosas que te contaba el puto del conmutador de mi trabajo, y también que a Blum lo conociste tú primero, más de seis meses antes de yo conocerlo y la vez que me presentaste con él me dijiste que era un vecino y que se acababan de conocer; que raro, si tan desconocido era Blum, pues que güevotes los tuyos para decirle que vivías en relación homosexual, que raro, porque de ese tamaño... no son tus güevos.
No te niego el abrazo a capricho mío, es sólo que quiero que entiendas que no es el problema el amor, que me digas que me amas, que me estreches en tus brazos a modo de gran protección, no, ese no es el problema, !entiéndelo!, es tu carga posesiva de hacer todo a tu mucha y real gana, estoy hasta la madre, escúchalo bien, hasta la puta madre.
Yo sí te amo, no te oculto cosas, me adapto a tus pendejas, pero veo que aunque sí me amas, me ocultas cosas con una facilidad como cuando una vez me amenasaste y me dijiste que yo ni me daría cuenta, veo también que no te adaptas a mí, pero !que aguante!, llevas sin poderlo hacer, ahora tres años recientemente. Nomas que "por lo más deshilachado se revienta la riata".
Otra cosa que me tiene hasta la chingada es que me trates como liciado mental, tu ni cuanta te has dado que he aprendido a llorar sin que me escuches, sin que me salgan mocos; como latigazos han salido lágrimas calientes que siento que cruzan todo mi rostro, tanto aguantarme para que no me oigas y tengas un sueño tranquilo, da por resultado que no sea la primera vez que me trepo a un camión al borde de una crisis que he podido controlar. No te aproveches de mi irreparable subconsiente, y de todo lo que hablo por las noches sin yo darme cuenta, no me acuses de que ya cogí con medio Guadalajara cuando sólo han sido sueños de los que no me hago ni tengo intención de hacerme responsable. Entiende cabrón, no estoy en consulta psiquiátrica por mi pinche gusto, es igual que me acuses de tener diarrea porque un cabrón ya me abrió el culo, !! no es justo Juan !!
Te voy a pedir un favor, de hecho, te lo voy a recordar, te lo dije cuando me baje en el Teatro Degollado... si llegamos a romper, si decides poner fin a la relación, por el motivo que sea, porque yo soy muy puto o porque tu ya quieres una vida relajada tipo jubilado, o por lo que malditos y carajos sea, hazlo del modo más pacifico que te sea posible, no como lo hiciste hoy, que tiraste la puerta de la entrada, aventaste las llaves dañándome el boceto de mi cuadro, con gritos y desparpajos, Juan, porfavor, no lo hagas así, que eso me marco toda mi vida, hazlo planeado, sin rencores y con la madurez que tu quisieras que yo tuviera

1 comentario:

gansipapas dijo...

pfff !!! que cabron !!, que situacion tan mas cabrona....

Quiza no le entregues nunca esta carta wey, pero si, POR TI, mas que por el, debes de hablarlo... el evitarlo por orgullo es un lazo mas para ti, que te perjudica, que te lastima....

Debes hablarlo, pasificamente pero con fuerza...

Suerte !